19 septiembre 2014

A la princesa Letizia le encanta el lujo y vestir de marca

Felipe de Borbón no, que ya tiene bastante con pasar revista a sus tropas –tanto en casa como en los actos militares–. Me refiero a Felipe Varela. No es que sus diseños me parezcan mejores –ni peores– que los de otros creadores españoles, es que así a lo mejor la Princesa Letizia, su clienta Vip, se acercaba por Madrid Fashion Week en algún momento. ¿Qué mejor manera de hacer algo por la Marca España? 

Porque si pensamos en el made in Italy, a todos nos viene a la cabeza la moda que sale de los talleres de Milán, esas prendas y complementos que se transforman al minuto en objeto de deseo en todo el mundo, y no por casualidad. Y cuando recordamos las semanas de la moda de París, imaginamos a Carla Bruni aplaudiendo la grandeur de sus diseñadores, a Carlota Casiraghi y a prensa extranjera, mucha prensa extranjera.

La Marca España, sin embargo, de momento no parece ir mucho más allá de un buen pata negra. Sin quitar méritos a este manjar, creo firmemente que la moda de autor, no la de Zara y Mango, podría representarnos más allá de nuestras fronteras. 

Pero para eso (además de hacerla bien) hay que creérsela y promocionarla sin tregua. ¿Quién ha habido en el front row de la pasarela madrileña que acabó ayer? ¿Acaso la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, se ha tomado un relaxing cóctel en el kissing room de Ifema? Antes iba a algún desfile que otro. ¿Cuántas ministras se han sentado en la primera fila? Ninguna. La más alta representación ha sido Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid. En ediciones anteriores, alguna se dejaba caer por allí. ¿Y nuestras actrices? 

Podrían ir Penélope Cruz, Paz Vega, Blanca Suárez y Adriana Ugarte, por citar a lo más granado, o incluso la it girl made in Spain por excelencia, Paula Echevarría, pero las hemos cambiado por Ana Turpin –prácticamente sólo se la ve de Cibeles en Cibeles–, la cantante Soraya y la últimamente ubicua Macarena Gómez. No obstante, puede ser mucho peor: también dieron el bombazo informativo y aglutinaron en torno a los paparazzi Rociíto, Rappel y el siempre llamativo clan Bosé. Sencillamente hilarante. Una vez más, tenemos lo que nos merecemos.

Por tanto, no se nos puede llenar la boca con la Marca España, incluso crear organismos que la defienden, si al final despreciamos lo nuestro de una manera tan flagrante.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario