13 abril 2014

Los protagonistas de Commandos

Jack O'Hara, Samuel Brooklyn, sir Francis T. Woolridge, René Duchamp, James Blackwood y Thomas Hancock. La publicidad norteamericana se refiere a ellos como los seis del patíbulo. Sin embargo, a diferencia de los doce personajes de la célebre película en cuyo título se han inspirado los anunciantes estadounidenses, éstos no son carne de presidio metida a hacer la guerra, sino reputados especialistas encargados de asaltar un puerto y hundir un navío alemán o de liquidar a un alto jerarca nazi.

Ciertamente carecen de esa épica del cine que escupían los Charles Bronson, Telly Savalas, John Cassavetes y el glorioso etcétera que completaba la docena del filme de Robert Aldrich. Pero algún atractivo han de tener, aunque el suyo sea el ámbito mucho más prosaico de la pantalla de un ordenador personal.

Y es que O'Hara, Brooklyn y compañía son los protagonistas de Commandos. Behind enemy lines, un juego para ordenador ambientado en la II Guerra Mundial y creado por españoles que, tras comerse el mercado europeo, empezó a comercializarse el pasado lunes en EEUU.

El videojuego, disponible en español, inglés, francés, alemán e italiano, salió a la venta el pasado 14 de junio en España y unos días después en otros 29 países de Europa y del resto del mundo. Desde entonces no ha parado de cosechar éxitos.

En España, Francia y Gran Bretaña ha encabezado las listas de ventas varias semanas. En Alemania, pese a que los soldados del Reich son los malos, Commandos lleva nueve semanas siendo el título más vendido. En países del Este, como Rumanía o Polonia no hay listas de ventas, pero se habla de fenómeno social.

Hasta Bill Gates se quedó con dos palmos de narices al ver cómo su promocionado Windows 98 no lograba en su primera semana batir al videojuego español como producto de software más vendido en Alemania e Inglaterra.

Los responsables de la empresa Pyro Studios, creadora de Commandos, se muestran enormemente satisfechos. En los años 90 apenas cinco referencias españolas habían tenido distribución internacional y ninguna había entrado siquiera entre las 10 más vendidas en el extranjero.

De esta recreación de la II Guerra Mundial se han comprado ya 285.000 copias sólo en Europa y las previsiones apuntan hacia el medio millón o las 750.000. Si se suman las expectativas en EEUU, las cifras se podrían elevar hasta el millón y medio de ejemplares vendidos, lo que supondría que Commandos generaría unos ingresos de 9.000 millones de pesetas en todo el mundo, una cantidad con la que se podría comprar el hotel Ritz de Madrid.

Era una apuesta segura. Tanques, cañones, soldados muertos encajan a la perfección en un mercado en el que sólo los juegos sobre deportes pueden competir con aquellos en el que el objetivo principal es aniquilar a un enemigo, sea con espadas, cañones láser o pistolas lugger.

Basta fijarse en los 10 más vendidos en España en la segunda quincena de agosto para constatarlo: únicamente Pc Basket 6.0, también de una empresa española, se hace un hueco en una lista encabezada por Commandos y en la que figuran, por ejemplo, Final Fantasy VII, con espadas y armas de fuego en un futuro impreciso, o Unreal, un juego de destrucción apocalíptica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario