21 enero 2013

Las tonterías de Prince

Sabe cómo hacerlo. Después de, el verano pasado, dejamos anhelantes, con la esperanza de verle ¿tocarle? de cerca, Prince, al fin, accede a nuestros deseos: viene de gira a España, actuando en Madrid, Valencia, Barcelona, Marbella y La Coruña, del 22 al 29 de julio. Las citas iniciales en Madrid, Valencia y Barcelona, se amplian en dos fechas más, el 27 y 29, a Marbella y La Coruña. Entre 3.000 pesetas -en Valencia- y 4.000, en el resto de las ciudades costarán los trozos de papel que permitirán ver en directo el espectáculo de uno de los músicos más innovadores de este final de siglo, que en sus conciertos españoles será teloneado por un artista distinto, preferentemente femenino -ha declarado Prince, al de el resto de su gira.

The Future, 1999, Sexy Dancer, son algunos de los temas que interpretará en esta «Nude Tour», aunque en España variará parte del repertorio para incluir alguna de sus canciones más antiguas. A lo largo de su gira le acompaña una nueva banda formada por: Rosie Gaines (teclados, voz), Dr. Fink (teclados), Miko Weaver (guitarra) y Levi Seacer Jr. (bajo). Ya nos lo advirtió Bowie cuando decidió nombrarlo, según los cánones oficiales, heredero de su estirpe: la de los camaleones geniales, capaces de innovar, mutar y hacernos creer en su capacidad para crear modas. Este genial italo-mulato, fertilísmo creador, capaz de componer magníficos Lps históricos como Parade, 1999 o Sign of the Times o de darle la vuelta a su aura mítica y componer la banda sonora de Batman, una de las más taquilleras de todos los tiempos, ha conseguido invertir su mitomanía crónica y convertir a sus ídolos en admiradores o, en ocasiones colaboradores.

Además las dos rubísimas «novias de América»: Madonna y Kim Bassinger le imploran una canción, y él, bajo pseudónimo o dando la cara y perpetuando el aura lascivoobscena de sus canciones, complace a todos y encumbra hasta el más absoluto éxito a chicas que «adoptan» sus temas. Sinead O' Connor -Nothing Compares 2 U, Sheena Easton -Sugar Walls, 101- o Sheila E -Next time wipe the lipstick off your collar- tienen mucho que agradecerle. Posiblemente sin el gancho, sin ese toque especial del Príncipe, a medio camino entre lo absurdo y éxito, no estarían en condiciones de corlo él, negarse a hablar sin su representante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario