22 septiembre 2012

El que más aguante gana


Las últimas palabras de Felipe de Borbón y Grecia despertaron la primera y única sonrisa de Mario Conde Conde. El Príncipe de Asturias recordó las palabras de Camilo José Cela hace ahora dos años: «Alteza, en España, el que resiste, gana». El presidente de Banesto no pudo evitar que sus labios se curvaran en una socarrona sonrisa de reconocimiento. En Oviedo, el Príncipe Felipe ha vuelto a comparecer ante la sociedad civil para comprometerse ante ella en su tarea de aprendizaje y servicio al Estado. Así lo dijo en su discurso, leído con decisión y soltura.

Y así lo hizo, mano a mano, con todos los premiados e invitados que se acercaron a saludarle, o simplemente sentado leyendo un periodico en uno de los salones del hotel Reconquista. El Heredero de la Corona, futuro Rey del siglo XXI, está mucho más «metido» en las páginas de Saint-Exupery que en las de Maquiavelo. Es un Príncipe más de preguntas y admiraciones que de actuaciones y consejos. Bastaba con mirar a derecha e izquierda, al duro frente o a su alargada sombra, que tantos ya buscan, para ver que el tiempo y el espacio de Hawkins -aplaudido a rabiar por todos los presentes puestos en pie- y su mensaje metálico, salido no sólo de la tecnología si no de la esperanza y la lucha por el futuro, están en dos metros de juventud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario