04 junio 2012

Villapalos, el catedrático más joven de España

«Se me ocurrió escribir al rector Carrillo, pidiéndole la realización del curso y me contestó con toda la gentileza. El tema escogido es de enorme actualidad. La universidad era el medio encargado de la formación del capital humano. Y ahora pasamos a pensar que la universidad sea un sistema de acreditación, para acceder al mercado de trabajo y ahí nos formarán... 

«Entre los ponentes, el primero será el ministro Wert, una persona inteligente que tiene en su haber el no ser catedrático de universidad. Ha de ser coherente con una política de ajustes del Gobierno, e, inevitablemente, saltan chispas en la relación con los rectores... 

«Las nuevas medidas: elevación de las t
asas, modificación del régimen docente e investigador del profesorado, más alumnos por clase y los umbrales de becas. A nadie le pueden parecer bien. Pero nada puede quedar al margen de los ajustes...

«Los cursos de El Escorial, a partir del 87, fueron una revolución. Tenían como objetivo el escuchar fuera de la universidad de invierno a Kissinger o Baker, a García Márquez, Umberto Eco o Salman Rushdie, Mandela o Ernst Jünger... 

«En el 87 yo acababa de ser investido rector de la Complutense. Estuve ocho años, decisivos en la transformación de una universidad atrasada. La primera red integral de fibra óptica que hubo en España, tras la de las Fuerzas Armadas, la impulsé en la Complutense... 

«Estudié con los jesuitas, y eso marca. Los jesuitas te construían la forma mentis, la forma de razonar sin dar saltos... 

«Mi padre nos infundió y nos transmitió una serie de valores. Durante la guerra tuvo uno de los más brillantes historiales. Salvó muchas vida. Acabada la guerra, abandonó el ejército y se dedicó a sus negocios... 

«Con 24 años yo era doctor en Derecho y en Historia. Y con 25, catedrático en Historia del Derecho. Fui el catedrático más joven de España... 

«Entré en la Junta Democrática como independiente. Es verdad que la Junta se equivocó en el diagnóstico de que el pueblo español quería una ruptura democrática, lo que quería era una transición pacífica... 

«Que se hable ahora de una nueva transición, no. La Constitución, con más de 30 años, debe tener retoques que no afectan a la naturaleza esencial del pacto sobre el que se realizó la transición... 

«El periodo más feliz de mi vida fue cuando dirigí el Colegio Mayor San Juan Evangelista. La primera vez que llegué al San Juan, en el año 75, se me destituyó a los 15 días por ser detenido en una reunión trivial de la Junta Democrática. Volví en febrero del 77. Y aquello fue una revolución asamblearia. Los grises desalojaron el colegio varias veces. Me decían: 'Cómo te las arreglas en esta transición, en la que no se prohíbe nada, para que te prohiban todo'. Y por allí pasaron de Raimon a Camarón... 

«En el 84, fui decano de la más fantástica Facultad de Derecho que había en España, por sus grandes figuras: Federico de Castro, Joaquín Garrigues, Hernández Gil y tantos otros. Una facultad irrepetible, porque ya no existen esas figuras y menos unidas en un lugar... 

«Lo de ser ministro de Educación con el PSOE quedó en el reino de los propósitos. Hubiera sido del gusto no sé si de Felipe González o de alguna persona de su entorno, pero lo cierto es que ni él dio el paso definitivo ni yo lo hubiera aceptado... 

«Con Ruiz-Gallardón fui Consejero de Educación y Cultura, desde una filosofía de pacto. Buena prueba es que no tuvimos ni una sola huelga en siete años... 

«Lissavetzki, mi antecesor, fue un excelente consejero, pero no se habían producido las transferencias. Yo recibí todas las enseñanzas, lo que llegó a ser casi el 40% del presupuesto de la Comunidad... 

«En Madrid hay seis universidades públicas, ocho privadas y de la Iglesia, más la UNED. Y las únicas universidades privadas que había cuando yo llegué eran el CEU y la Alfonso X. Y las públicas existían casi todas, pero había un déficit en el sur porque la Carlos III decidió circunscribirse sobre todo a Getafe, y tuve que crear la Rey Juan Carlos. Hoy tiene casi 30.000 alumnos, con prácticamente todas las carreras y un elenco en el profesorado del que han salido ministros, consejeros, magistrados... 

«Alterno mis clases y mis obligaciones de docencia, y la investigación, con el mundo de la empresa. El hacer cosas distintas a lo largo de la vida es importante. Soy consejero de varias empresas y en algunas tengo responsabilidades directamente ejecutivas... 

«La crisis va a acabar afectando a todos. La Europa actual tiene un problema de líderes. Pensemos que hubo una primera gran generación, con Adenauer, De Gasperi y Schuman, que fue la creadora de Europa. Luego, una segunda de líderes europeístas como Mitterrand, Kohl o Delors. Y hoy lo que falla es eso».

No hay comentarios:

Publicar un comentario