14 marzo 2015

El Juan Sebastián Elcano la joya de la armada

El Port America's Cup se ha convertido en un majestuoso amarre para los superyates más lujosos del mundo. Los magnates, reyes y otros acaudalados personajes desembarcan de sus extraordinarios barcos para presenciar el duelo entre neozelandeses y suizos, ofreciendo una colosal exposición flotante para los miles de visitantes que cada día se asoman por la dársena. Pero un velero, un viejo bergantín-goleta de 80 años de edad, ha logrado eclipsar a sus ultramodernos compañeros. Se trata del buque escuela de la Armada Española, el Juan Sebastián Elcano y un dato basta para esgrimir la victoria en esta particular regata de esloras que se vive en el Puerto: cerca de 12.000 personas han desfilado por los 113 metros de cubierta de la ilustre embarcación.

El Juan Sebastián Elcano se despide hoy de Valencia después de ocho días atracado frente al edificio Veles e Vents, pero pronto regresará a la Comunidad Valenciana, puesto que su próxima estación es el Puerto de Alicante, donde encabezará la flota de los Tall Ships' Races 2007 Mediterranean, una particular y bella regata de grandes veleros clásicos.

Nada más subirse a bordo del buque escuela de la Armada Española, uno comprueba por qué el barco despierta tanta fascinación allá donde va. Cada parte del velero, cada pasillo, cada estancia, respira Historia por todos sus costados. El Juan Sebastián Elcano ha completado la vuelta al mundo en diez ocasiones desde su botadura en 1927 (costó poco más de ocho millones de las desaparecidas pesetas) y cuentan que cuando antaño atracaba en cualquier puerto de Sudamérica, siempre había una comitiva de ancianos españoles, que habían emigrado hacía años, acompañados por sus descendientes para mostrarles «un cachito de España».

Pero la cámara del comandante es la estancia más legendaria del Juan Sebastián Elcano. Allí, en la popa del velero y en un camarote vestido con brillantes e impolutas maderas, se exhiben los regalos que los jefes de Estado de todo el mundo han llevado a los diferentes comandantes en los últimos 80 años, haciendo del barco una verdadera embajada flotante.

El Juan Sebastián Elcano ha mantenido una relación muy especial con la Familia Real. El Rey Juan Carlos embarcó en 1958 para tomar parte en el 30º Crucero de Instrucción como Guardia Marina.El Príncipe Felipe hizo lo propio en 1987 y anteriormente también navegaron Alfonso XIII y Don Juan de Borbón. Incluso la Reina Sofía estuvo a bordo en 2001 durante una travesía entre la isla de Cabrera y Palma de Mallorca.

Pero el emblemático velero es ante todo un buque escuela. De los 257 tripulantes, 37 son alumnos que aspiran a ser oficiales de la Armada y que, cursando el cuarto año de carrera, se embarcan en el llamado Crucero de Instrucción entre seis y 10 meses. Los Guardia Marinas experimentarán en ese tiempo la sensación de navegar en un trozo de la historia de España, en un barco que, a pesar de sus titánicas dimensiones y de su antigüedad, es capaz de alcanzar los 13 nudos de velocidad cuando despliega sus interminables velas. Valencia es la última ciudad que ha sido testigo del tesoro de la Armada Española, una joya flotante.

Parece que la Copa América cuenta con dos nuevos adictos. Por segundo día consecutivo los actores de Hollywood, Michael Douglas y su mujer Catherine Zeta Jones, subieron a bordo de uno de los barcos de invitados para presenciar el cuarto duelo de la 32ª Copa América. El hecho de que el matrimonio Douglas haya permanecido más de un día en Valencia ha llamado la atención a propios y extraños, ya que viene a demostrar que no sólo se dejaron ver por cuestiones de contrato con las marcas que representan. Otra actriz, esta italiana, se asomó también por el Port America's Cup. Ornella Mutti, que ya estuvo en Valencia como invitada a la fiesta organizada por ACM, vivió la regata de ayer desde la primera fila.

No hay comentarios:

Publicar un comentario