03 abril 2014

La afición en España a los vídeojuegos es muy grande

Tropas de infantería y caballería, catapultas, lanzapiedras, arcos, barcos, torres de asedio, paladines y cañoneros son sólo algunas de las armas de las más de veinte civilizaciones de The Conquerors, ( cuarta versión del Age of Empires), un víedojuego de estrategia y habilidad, que en la celebración de su segundo Campeonato Nacional, reunió este fin de semana en Lugo a cuarenta personas, veinte parejas, principalmente de Galicia, Madrid y Barcelona.

No se trata de un simple vídeojuego para niños; prueba de ello es el manual de Age of Kings. The Conquerors con más de 200 páginas. Los participantes precisan de habilidad, estrategia, capacidad de anticipación ante los movimientos de su adversario y, dado que se juega por parejas, una buena coordinación con el compañero, algo crucial para enfrentarse y vencer al enemigo.

Cada partida enfrenta a dos parejas, que deben tratar de evolucionar una civilización, que surge de tan sólo cuatro aldeanos. Estos van consiguiendo comida, madera, oro y piedras, elementos con los que evolucionan y al mismo tiempo ganan población que se va transformando en tropas de infantería y caballería.

En teoría, la pareja que consigue evolucionar más rápido y crear más tropas es la que gana, pero es aquí cuando entra en juego la estrategia de cada participante. Unos optan por conseguir una buena defensa e ir debilitando al contrario, mientras que otros van directos al ataque.

No es extraño ver combatir a vikingos y chinos contra godos y mayas. De hecho, los participantes pueden elegir entre más de veinte civilizaciones diferentes, cada una de ellas con inconvenientes y con una ventaja frente a las otras, que se traduce en un arma única.

Al jugar por parejas, los participantes suelen escoger civilizaciones complementarias para contar con más armas frente al enemigo. Así, los ejércitos de aztecas, francos, bizantinos, celtas, ingleses, turcos y japoneses, entre otros, pueden estar unidos o enfrentados en un mismo campo de batalla.

La evolución de las civilizaciones pasa por cinco fases diferentes. El inicio de la partida surge en la Edad Media, donde comienza la construcción del poblado, para pasar a la Edad Feudal. En la denominada Edad de los Castillos comienzan los ataques y enfrentamientos con el enemigo, que seguirán en la Edad Imperial y Post-Imperial.

Dependiendo de la puntuación acumulada en los apartados relacionados con los recursos, es decir de la evolución de su pueblo, las civilizaciones van alcanzando las distintas fases históricas. El tiempo medio de la partida es de una media hora, aunque según explica el propietario de Ciber Futura, Antonio Campos, más conocido por su nick Xeron, ha «llegado a ver partidas de hasta cinco horas».

Todo depende de lo buenos que sean los participantes, y, como en cualquier juego, de lo igualados que estén.

Según explica el organizador del certamen, Carlos Fernández, conocido por su nick (apodo) Rei, «en España hay una afición muy grande».

El primer campeonato se celebró el pasado año en Villablino, en León, donde Rei y su compañero quedaron cuartos. Tras su participación en el campeonato Rei cuenta que se animó «a ponerlo en marcha y a celebrar el segundo en Lugo».

Los participantes en este campeonato, con edades comprendidas entre los 17 y los 37 años, son principalmente de Madrid, Barcelona y Galicia. Lugo es la provincia gallega que contó con un mayor número de representantes, ocho parejas, algo que no es de extrañar para los organizadores de este campeonato, ya que sólo en la capital hay cerca de treinta cibercafés, una cifra que en proporción al número de habitantes, sólo iguala A Coruña.

De hecho, la final del campeonato nacional enfrentó ayer a dos parejas de Lugo. Además de trofeos para los cuatro primeros, los ganadores consiguieron premios en metálico, extraídos del dinero recaudado por la inscripción en el torneo.

Con respecto a la polémica suscitada por los vídeojuegos violentos, Rei afirma que «es cierto que hay juegos que deberían prohibirlos a menores de 18 años, como es el caso del Carmagedoon, aunque con esta forma de pensar también se deberían quitar muchos programas de la televisión».

La polémica sobre los víedojuegos va más allá. Son muchos los que ven en ellos una forma de aislamiento y de sedentarismo, sobre todo en lo que respecta a la gente más joven. Pese a que el Conquerors fue diseñado para jugar en casa contra el ordenador, actualmente, como ocurre con otros vídeojuegos, es habitual que las partidas enfrenten a jugadores de diferentes sitios de España e incluso del mundo.

A este respecto Rei sostiene que se relacionan «con gente de toda España y de todas las culturas, y eso ayuda a una mayor comunicación».

No hay comentarios:

Publicar un comentario