29 marzo 2016

Las electricas no decaen

En septiembre entró en vigor la norma europea de emisiones Euro 5 para comerciales e industriales, pero esta vez el cambio no tuvo un impacto especial sobre el mercado, como en 2005 con la Euro 4.

Tras el batacazo mundial de 2009, todos los mercados, incluidos los europeos, habían iniciado este ejercicio con una recuperación que se fue consolidando de forma natural a lo largo del año. Con más fuerza en Asia y Latinoamérica y de forma más suave en Norteamérica y Europa. En cualquier caso, un proceso en el que el sector demostró su solidez para atravesar la crisis, sustentado por su posición global y gracias a los ajustes realizados.

El escenario empresarial superó sin convulsiones este periodo y con algunos movimientos previstos de cierta manera. Pese a los desmentidos previos, Renault se deshizo de una participación en Volvo Trucks, el 14,9% por 3.053 millones de euros, pero sigue como primer accionista de la sueca, con el 17,5% del poder en el Consejo. Un mes antes, el grupo francés y Opel prorrogaron el fructífero acuerdo en furgones que mantienen desde 1996, al que más tarde se sumó Nissan, y que se concretará en los nuevos Opel Vivaro/Renault Trafic/Nissan NV400. Superada la crisis financiera que atravesó General Motors, se ha relanzado este acuerdo y se ha ampliado a las furgonetas, esta vez con Fiat, que fabricará el futuro Opel Combo sobre su Doblò a partir de finales de 2016.

Ambos modelos se lanzarán también en Norteamérica. Mientras, en Alemania, Volkswagen ultima la integración de los dos fabricantes de camiones y autobuses que controla, la sueca Scania, ya integrada en el consorcio, y la alemana MAN, de la posee el 30% del capital.

Este año ha supuesto además el despegue definitivo de los eléctricos. Mientras los camiones y autobuses se decantan por tecnologías híbridas para reducir el consumo, el reparto urbano con furgonetas de cero emisiones empieza a tomar cuerpo. Renault presentó en septiembre la versión definitiva del Kangoo ZE, que se lanza a mediados de 2011 por 20.000 euros sin contar el alquiler de las baterías. 

En esta tecnología, que tiene su medio natural en el reparto urbano, las plantas españolas van a jugar un papel destacado. Mercedes Benz empezó a producir en agosto en Vitoria las primeras 100 unidades del Vito eléctrico, una cifra que se elevará a 2.000 en 2011. PSA Peugeot-Citroën ha confirmado que su planta de Vigo fabricará furgonetas con esta propulsión a partir de 2012, en colaboración con la japonesa Mitsubishi. Y la planta de Nissan en Barcelona opta a producir la versión eléctrica del NV200 a partir de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario