06 octubre 2012

Los árbitros y sus escándalos


Alfred Julbe, entrenador del Valvi: «Ni los Denver Nuggets le hubieran podido ganar hoy al Caja de Ronda. Nos han pitado veintisiete faltas y a ellos diez. Hemos tirado seis libres y ellos treinta». Angel Sancha, presidente del Colegio de Arbitros, lo había advertido -«vamos a tener mano dura». Y la mano dura se cristalizó en siete técnicas: dos a Alfréd Julbe, una a Rickie Winslow, una a Quique Andreu, una al banquillo del Clesa, una a José María Margall y una a Pablo Casado. Además, Miguel Angel Ortega, entrenador del Clesa, declaró en una emisora al término del ClesaJoventut que el colegiado De la Maza se había dirigido a él tras unas protestas del siguiente modo: «Tú cállate y vete a tomar por culo». En Lugo, Flor Meléndez, entrenador del TDK, también censuraba a uno de los hijos de Sancha, Eduardo, y a Arteaga. El TDK tiró ocho libres y el Breogán veintiocho. George Karl se indignó -y recibió. la técnica- en el Real Madrid-Barcelona adelantado al martes. Asusta cualquier comparación entre el número de faltas que le señalan a los blancos y el de sus rivales. ¿Defensa americana o persecución?

Pero la vida sigue igual. Los clubes ponen sobre el tapete enormes presupuestos para, luego, en partidos igualados, jugárselos a la ruleta rusa. Sin embargo, los propios perjudicados del desentreno arbitral y de su diferencia de criterios, los clubes, no parecen favorables a destinar un 5% de sus presupuestos para crear un colegio profesional. ¿Alguien entiende, entonces, sus desesperados gritos y lamentos? Lo que no cabe duda es que la Liga está viva. El Barcelona es antepenúltimo de la A-1, con dos victorias y seis denotas; la última en el palacio del Real Madrid. Parece que Thompson está sentenciado, pues Aito García Reneses necesita su ficha para contratar un pívot norteamericano. A todo esto, la economía blaugrana tampoco permite muchos dilipendios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario